domingo, 11 de abril de 2010

avanzaba la incertidumbre despavorida que buscaba cenizas en un callejón.
tensa, inquieta , totalmente ineludible dejaba huellas en aquel rincón.
Pobre desilución. No encontraba nada, no veía la razón.
Sacaba frías sus muecas, traía consigo la inexpresión.
Anhelación, congelación,
ya no sabía nada, ya sólo era, una presilla de aquel montón.

No hay comentarios: