miércoles, 26 de mayo de 2010

quizás era cuestión de dejar de pensar.
De ceder, de vagar.
Aflojar, como diría una más.

No hay comentarios: