lunes, 21 de febrero de 2011

Los muros que construimos alrededor de nosotros nos protegen contra la tristeza, pero también impiden que nos llegue la felicidad.

No hay comentarios: