martes, 8 de marzo de 2011

Él te mira,
qué más para agregar,
a una situación de iluciones al azar.
Una palabra,
una pupila dilatada.
Todo sucede de una manera muy extraña.
Tu no quierés, él te anhela.
Una cruel verdad.

No hay comentarios: