jueves, 31 de marzo de 2011

Respuestas.

sería perfecto conseguir la respuesta. Se supone que uno mismo interiormente sabe lo que quiere, uno sabe, siempre. Pero dudamos sobre lo que está bien y lo que está mal. Otras veces tenemos deseos que se nos superponen. Voy? qué digo? estará bien?. La cuestión es que nos convencemos de que no debemos hacerlo, porque puede estar mal, cuando en realidad, siempre hay un 50% de probabilidades de que estemos equivocados, porque siempre la razón está dividida. Llendo al grano." Por miedo a errar, no vas a dejar de jugar " . Quizá nos la pasamos la vida pensando en, qué me diría, hubiese dicho si.. , alguien lo responde? Quizá, sólo por no intentar, nunca nos enteramos, nunca nos responde, siempre queda la duda. Entonces, vale la pena sentarse a pensar? sí, pero sólo si aquello que pensamos lo llevamos al acto, sino, para qué desperdiciar el tiempo pensando si luego optaremos por no intentar?. repito; estaría perfecto que un agente externo nos consiga las respuestas. Pero ahora digo, serían justamente eso, "respuestas externas" , nunca nos completarían porque no tendrían nuestro 50% de razonamiento, e impulsión inconsciente. Nadie puede saber lo que pasa bien al fondo de nuestra cabeza, de nuestro corazón. Entonces, si nosotros no pensamos la respuesta, no sabríamos qué queremos hacer, por lo tanto, no actuaríamos nunca? Ahí está. La respuesta personal, interna, íntima o como quieran llamar, no se piensa, ni razona, no se elije ni se sortea: se siente. Porque ahí está el resultado de lo que nuestro consiente intenta manifestar. Justamente, lo manifiesta directa o indirectamente en nosotros, en nuestro físico, ánimo. Lo percibimos con sólo levantarnos y saber si estamos vacíos o bien conformes. Con caminar animado o desanimado. Con nuestra concentración, nuestra creatividad, inspiración, entusiasmo. En todas esas "cosas" "bellas" que vivimos. Y que desde el momento que las tomamos como hábito y las asumimos como parte de nosotros mismos, se convierte en la tan codiciada: Felicidad.

No hay comentarios: