miércoles, 6 de julio de 2011

Podés caerte un millón de veces, podés desconfiar de quien te sigue; podés creer en muchísimas mentiras, poder olvidarte de muchas otras. Pero hay algo que es esencial,
cómo nos recuperamos de ello.

No hay comentarios: