viernes, 1 de julio de 2011

Te amo mamá.

Pocas veces lo digo, y sé que ambas todavía seguimos resentidas con muchas cosas.
Hasta en eso somos parecidas. Y por qué nos lastimamos tanto?
Hay cosas que no me acuerdo, y es horrible. Es horrible a veces, estar recostada mirando el techo, intentando armar rompecabezas en mi memoria y decir, " hice eso realmente?". Y sé cuánto me cuesta y me costó pedirte perdón. Y a vos también. Ya no espero que reconozcas, ni que llores, o me demuestres alguna expresión de amor o arrepentimiento, porque ya aprendí que vos no sos así. Sólo espero que aprendamos de nosotras, que me conozcas un poco más ( sí, porque hay cosas que no ves de mi) , que me dejes enseñarte, que compartamos. Tenemos tanto en común. Ya no me negás tanto como antes, pero igual todavía siento un toque de desgano cuando me siento a explicarte alguna situación.
Ojalá muchos tengan padres como los míos, y ojalá los míos aprendan de muchos padres.
Ellos me escuchan, y aunque no estén de acuerdo, discutamos, o simplemente, no me entiendan. Yo sé que todavía lo están intentando. Y así como me estoy ganando su confianza, ellos hacen su mejor esfuerzo por creer en mí.

No hay comentarios: