martes, 27 de diciembre de 2011

hay por dios, sólo pensarlo, refutarlo, me hace lagrimear.
Algo que ya daba como olvidado.

No hay comentarios: