martes, 13 de diciembre de 2011

Torcemos la mirada,
apartamos nuestro llanto,
escondemos nuestros problemas,
olvidamos como solucionarlos.
Creamos una franja,
y no permitimos acercarnos,
nos volvemos irritantes,
y nos creemos "berroqueños".
Debilidad que queda destapada,
nos margina y no lo vemos.
Falsa fortaleza, pérdida del razonamiento.
energía que se daña,
y que no reconocemos.
Perdemos la esperanza,
perdemos el anhelo.

No hay comentarios: