lunes, 20 de febrero de 2012

si tuvieras un arma, con una sola bala, y te dijeran que tenés sólo dos opciones:
o dispararte; que para muchos, es la puerta a un nuevo mundo, una nueva NO vida, a un cambio que si bien no sabés cuál es, sería un cambio, a un final o entrada a nuevo comienzo..
o simplemente, no jugartela y seguir esperando, buscarlo por tus medios, salir corriendo, y dormir y esperar una nueva idea.
Te jugarías todo y lo único que tenés solo en una ruleta de una mano, todo junto?
Volviéndolo efímero, quitándole la importancia a cada molécula que compone esa pequeña bala.
Sin tener ni siquiera una certeza de qué cambio se trata.
Sin tener pistas, desconociéndolo por completo.
Dejando todo, para quedar en la nada.
Y quedar en la nada.
No.
La verdad que no.


Yo guardaría la bala, y empezaría a intentar saber por qué resulta tan importante como dicen, por qué se habla tanto de un efecto que tanto se desconoce.

No hay comentarios: