martes, 10 de abril de 2012

ya me había olvidado lo que se siente ser humillado y menospreciado a tal punto de hacerte sentir un extraño, nadie, insignificante para los tuyos, y una molestia para quien se haya gritándote.

No hay comentarios: