miércoles, 12 de septiembre de 2012

dónde quedó esa pasión espontánea, esos corazones envueltos en curiosidad, esa energía que encadena las almas perdidas, esa unión abstracta, ese sabor candente e impredecible, esa sorpresa de principiante, ese anhelo por lo incomparable, esa autenticidad impertinente. Esa razón que no es razón, esa fe inexplicable, esa alegría que se envuelve y se libera con sólo parpadearla, ese latido incontrolable, esas señas incomprendibles, de sólo dos, esa esfera transparente que medita en armonía, ese altruísmo y compasión, esa ráfaga de momentos efímeros que se unen con la salida y puesta de sol, esas huellas en la arena que se borran para dar lugar a otras nuevas, esa luna que llena ojos de emoción, esa inocencia en grandes edades, dónde quedó. Dónde estamos, qué esperamos, qué estamos haciendo.

No hay comentarios: