jueves, 21 de febrero de 2013

¿ Qué significa "la naturaleza humana"? A menudo escucho hablar de ella con tanta liviandad, que si fuera por todos los conceptos que le atribuyen, sería universalmente la palabra más contradictoria... "somos naturalmente destructivos", "buscamos naturalmente la supervivencia". Si la naturaleza fuese destruir para sobrevivir, estaríamos partiendo de que la naturaleza en sí carece de inteligencia, porque de ésta manera quizás podría salvarse de una manera inmediata de alguna afección del entorno, pero si todo lo destruye, como sobreviviría con el tiempo? No lograría así no más que limitar las posibilidades de su propia existencia? Quizás sería un impulso "natural" poco sabio, o sólo una mente impulsiva poco inteligente (algo así como miopía del futuro, que se desarrolla en en lóbulo frontal).
Naturaleza.. realmente cada vez con más certeza me aseguro a mí misma que lejos estamos de pertenecer a una sociedad natural, o más bien, lejos de atribuirle virtudes naturales a una civilización tan carente de sabiduría. A veces, puedo situarme en alguna discusión "filosófica" e intentar defender el "amor" como base de la existencia natural, como sustento para la búsqueda de la inteligencia y en consecuencia, de anhelar la sabiduría. Pero casi como una estúpida termino lastimada y ahogada de insultos pesimistas, nihilistas, existencialistas... y digo "cómo puede ser?", estaré equivocada?, realmente sería una idiotez pensar que el amor puede salvar a la civilización?... en fin.
Entonces me encierro en mi envase para sólo percibir y escuchar, intentar entender sus mentes, intentar sentir sus emociones...
Simplemente, creo que la mayoría de las personas que hablan del amor, realmente desconocen la genuina existencia emocional de esa palabra. Quizás porque hoy en día, distintos sentimientos se encierran en una misma palabra, echo que logra confundirnos con muchísima frecuencia, y que pocas veces constamos de la inteligencia necesaria para poder desenredarnos y encontrar la comprensión. La "fantasía de un secreto a voces" es para mi, la nueva moda social, y a su vez, el veneno más peligroso para la intensión del crecimiento.  Así también, observo constantemente una movilización de "artistas que dicen ser artistas", pero sinceramente, pocos de aquellos que elijen etiquetarse como artistas sienten dentro suyo aquella energía inherente a sus vidas que, de una manera maravillosa, logra una empatía emocional con el entorno que los empuja a ser los humildes mensajeros de aquellas afecciones sociales que por alejarse de la naturaleza, no se logran manifestar. Creo que artista no es quien tiene la habilidad de reproducir una linda obra, o quien recuerda perfectamente cada autor y sus definiciones, sino quien logra aún a través de un conducto tan contaminado, llegar al corazón de quien recibiría aquel mensaje. Quien comprende y proyecta tal emoción. Y con ésta idea, me atrevo a decir que con mucha frecuencia encuentro artistas que no se atreven a caminar como artistas, y que toman otros caminos, desmotivados con sus elecciones, entristecidos por sentir ese vacío dentro de tanta superficialidad. A veces quisiera detenerlos para decirles que la habilidad no es el don, sino la pasión con que la busquen... en fin,
Quizás sí me equivoque, y sea necesaria una excesiva destrucción para casi obligarnos a encontrarnos con nosotros mismos, y comprender lo que significa la "naturaleza de la sobrevivencia". Tal vez de esa manera volvamos hacia lo más genuino e ingenuo de nuestro alma, aunque ya sea por una cuestión de absoluta necesidad pero que nos lleve por el flujo de la libertad emocional, destruyendo para construir,  olvidando para recordar, vaciando para llenar, odiando para amar...
Idiotas por pensar que somos inteligentes al intentar elegir lo que debemos y no debemos sentir. Viviendo preocupados por , pero nunca ocupados en. Y así, constantemente, mientras sigamos atribuyéndole las mismas palabras a diferentes emociones, seguiremos alejándonos de la naturaleza.

No hay comentarios: