martes, 19 de marzo de 2013

y pensar que gran parte de mis características las copié de él. Inconsciente o conscientemente, lo hice, como una solitaria esponja que buscaba la luz en algún rededor de su temible agujerito. Idolatrándolo por gran parte de mis años de vida, y decepcionandome otros cuantos. Crecí, junto y gracias a él. Gracias a su constante palabrerío como "Flor, vos no sos como nosotros", "no esperes nunca nada de nadie, buscalo por tus medios", "quien ama deja todo Flor", "nunca te fijes en lo material, la importancia está en lo más profundo", "la información es poder Flor", "no dejes que te pisen .. andá y hacé para demostrar", "no te enojes, si lo hacés el doble problema es tuyo y de nadie más", "no ganamos nada odiando Flor, eso hacen los tontos", " yo creo en vos, vos creés en los demás?", "aunque te decepciones, no te olvides que vos también podés decepcionar" , "has lo que digo y no lo que yo hago".
Te extraño tanto, y de qué me sirve acumular todo esto si no puedo verte para abrazarte. Por más amor que derroche en todo mi alrededor, el más imprescindible no puedo entregarlo, y decepcioné a quien creía en mí, cómo puedo creer en mí ahora? cómo puedo ir a la puerta de tu casa y gritarte que te amo, que te extraño, que te necesito, que no es lo mismo lograr lo que sea y que no me felicites vos, o bailar y que no estés aplaudiéndome con los ojos llorosos y orgulloso de que es gracias a vos.
No es lo mismo, nada lo es, sos y fuiste la única persona que me entendió en este mundo hostil y avaro. Fuiste el único que me lo dió todo a cambio de nada, y acá estoy, llorándote cada vez que termino un libro, o coloco una pluma sobre algún papel para soñar, como lo hacía antes, como lo hice mientras crecí al lado tuyo, y gracias a vos.

No hay comentarios: