domingo, 21 de julio de 2013

La vida es un regalo

Bueno, está vez quiero decir algo muy lindo,
terminó mi primera parte del año y quiero hacer un breve recorrido.
Primeramente, son demasiadas las cosas que aprendí, con sus altibajos , con depresiones, enojos y grandes conflictos internos, con todas las emociones que quizás en otro momento hubiese reprimido, me da alegría poder decir que aprendí a sentirlas, aunque todavía me quede un largo camino interno por recorrer, creo que lo más importante que aprendí, es a escuchar mi corazón y pude reconocer muchas de las trabas que a veces nos ciegan y no nos dejan ver la real emoción que quiere desprenderse y volar desde nuestro corazón.
Todo esto no lo logré sola, quiero decir que conocí muchas personas que por alguna razón se cruzaron en mi vida para darme ese detalle que me despierte, y me anime a seguir viviendo, con toda la intensidad. Muchas ya las conocía exteriormente pero este año, pude acercarme de una manera mucho más profunda a ellos que me permitió ver la belleza que tienen adentro. Porque sí, todos tenemos belleza y oscuridad, todos tenemos trabas, corazas, miedos, cegueras, pero el regalo más hermoso que te puede hacer una persona, es abrir su corazón. Dar, el placer de dar, el placer de poder atravesar todos esos miedos que esconden nuestro corazón receptivo, es realmente alucinante, y creo que por el echo de que es tan intenso que muchos tememos, nos hace sentir desnudos, parte del espacio. Enfin, sin irme por las ramas, lo que me encantaría resaltar de esta primera parte, es la sorprendente causa por la cual se da, en ciertos momento de tu vida, que se te crucen ciertas personas que despiertan algo en vos, en el momento y tiempo indicados, lo cual es bellisimo.
Me siento muy muy agradecida de la vida que me tocó, tengo muchas ganas y energías para seguir creciendo, y además, tengo fe y tranquilidad de saber que todo aquel que hoy se distancie de mi vida, va a ser realmente porque no tenemos nada más que aprender el uno del otro (por ahora al menos), y que la cercanía y presencia no se agota con la persona física sentada a tu lado, no, sino que todo aquello que te marcó, que te regaló desde su corazón, te va a acompañar toda tu vida, y lo vas a reconocer sonriendo, porque sabés en cada detalle que te recuerda a él/ella , que te dio algo suyo, algo que podés hacer tuyo y así iniciar esta cadena de la vida de poder brindarle a otro, y hacer bien, hacer amor con cada individuo que te cruces en tu vida, en cada detalle. Porque eso somos, cada uno un importante y único detalle de esta vida humana, y tenemos que vivir llevando este hermoso valor de ser uno, entre los unos de nuestra masa social.

No hay comentarios: