domingo, 15 de diciembre de 2013

Traigo a mi cabeza  imágenes de esas personas tan hermosas con las que me siento conectada en todo instante.. e inmediatamente siento un cosquilleo que asciende sutilmente de mis pies a mi cabeza. Es como una energía que se me expande de adentro hacia afuera y me recorre el pecho, se me sobrehidratan los ojos del amor que siento, los siento, como si fuera parte de ellos, y ahí es cuando las lágrimas caen y me anuncian la purificación del alma, es una inmensidad que te aterra por momentos pero a la que puedo entregarme... entregarte a ese mar, con la certeza de que cada mónada de tu cuerpo sabe exactamente que ahí están todas las respuestas.

No hay comentarios: