viernes, 3 de abril de 2015

luna llena

No se trataba de dejarlo al azar, sólo había aire entre paso y paso. Era libre, sereno.
De entre tanto alguna lágrima se asomaba para recordar que había vida, que estaba llena de vida.
Un viaje corto, pero incierto. Un boleto, un señor corriendo, una pregunta, una autopista, un puente.
"Al final del puente" repetía un niño rubio a su papá.
Un libro. Una entrada gigante, un cielo descubierto.
"Señora me disculpa si le pido la hora?".Una sonrisa... el tiempo se hacía agua.
Un avión, una lectura penetrante.
Una emoción.
Inquietud, personas desapareciendo entre carteles y pantallas.
Una pareja cerca, otro niño y su pelota.
Más aire, más tiempo.
Una mirada al horizonte. ¿vendrá por allá?
Frases claras llenas de convicción. Más claridad.
¡Qué inmenso el espacio!
Algunas imágenes de películas recorriendo la memoria.
¿qué pasa si no viene? ¿por qué un rayo de ira me atraviesa el estómago?
Final del cuento. Ya estás acá.
Cierre de libro.
Mirada al horizonte.
Contemplación.
Nuevas imágenes aleatorias.
"me gusta que el avión se parezca a un pájaro"
Una presencia. Un calor. Otro movimiento desconocido.
¿como estas?
Sonrisa deslumbrante, magia en sus ojos,
y ahí empieza otro cuento.

No hay comentarios: