martes, 14 de abril de 2015

Me cansé de amarte en soledad.
Ensueños que desbordan el cenicero,
calles que lloran en silencio...
silencios profundos, ruidosos.
Copas vacías,
discusiones sin interlocutor.
¿Cuántas canciones pretendías robarme?
Me cansé de correr un tren sin estación.
Me cansé de defenderte...
de esperar en el frío helado de la ilusión,
de sentarme como si un rayo de sol pudiese devolverme la vida que me quité a través tuyo.
Hojas, lágrimas, roperos efímeros,
corridas en círculos que te cansan sin llevarte a ningún lugar.
Me cansé de éste dolor imaginado,
de estar sentada en éste velatorio sin cuerpo.
Me cansé de vos, de mí, y de lo que no somos.

No hay comentarios: